DestacadosEntrevista

[Entrevista] The Blaze: «Cuando creamos pensamos en imágenes»

entrevista the blaze

Son conocidos por sus vídeos de estética depurada, en los que bucean entre la fragilidad de la amistad y las relaciones personales con una melancolía abrumadora. En ellos, viajamos por diferentes estados de ánimo, nos llevan desde la más absoluta exaltación y felicidad hasta la crudeza de la nostalgia y el dolor, descubriendo historias con protagonistas atípicos que muestran una realidad a la que no estamos acostumbrados.

En el backstage del Bilbao BBK Live 2019 nos encontramos con el dúo francés de electrónica The Blaze, dos almas creativas que han dado la vuelta a la electrónica con su concepto artístico y su puesta en escena. Su primer álbum “Dancehall” es un elegante trabajo de electro house con influencias dancehall y dubstep, y en directo el hermetismo poético que esconde estalla en forma de luces e imágenes. Guillaume y Jonathan Alric son dos personas discretas a primera vista, pero en cuanto intercambiamos un par de palabras esa timidez desaparece por completo…

¿Cómo estáis?

Guillaume: Bien, ¡cansados! ayer tocamos en otro festival en Francia y hoy hemos pasado todo el día en el Guggenheim.

Jonathan: Y mañana tocamos en Nos Alive ¡con The Chemical Brothers!

Comencemos por los inicios… Jonathan tú vienes más del mundo del cine y Guillaume del mundo de la música, hace un par de años colaborasteis para un proyecto de la universidad, ¿es así como empezó todo?

Jonathan: Sí, yo estaba estudiando cine en Bruselas y tenía que hacer un vídeo para un proyecto, así que le pedí que me ayudara con la música. En ese período Guillaume estaba muy enfocado en la música dubstep, empezamos a trabajar en nuestro primer tema del cual hicimos un remix y de ahí nació nuestra primera colaboración. Ahora los dos somos nos dedicamos a dirigir y a la música.

¿Qué creéis que hace que conectéis artísticamente?

Jonathan: ¡Que somos primos!

Guillaume: Es difícil explicar el porqué, nos encanta trabajar juntos, las cosas que hacemos nos salen de forma muy natural.

¿Cómo os cambiado la vida en estos últimos años, desde que publicasteis vuestro primer tema?

Jonathan: En estos dos años ha ido todo muy deprisa, pero no creo que hayamos cambiado nada, seguimos pasando tiempo con nuestra familia, amigos y primos (¡tenemos una gran familia!). Somos los mismos, seguimos teniendo los pies en la tierra.

Guillaume: Seguimos disfrutando de la música y de las cosas simples.

¿De dónde viene el nombre The Blaze?

Jonathan: Es muy simple, no queríamos perder mucho tiempo pensando en el nombre, así que The Blaze significa “El nombre” en slang en francés.

Guillaume: También significa fuego en inglés, nos gustaba la idea de que representara algo ardiente en el escenario y dentro de ti.

Vuestra música parece una paleta de distintos estilos que unen el dubstep y electrónica con influencias dancehall. ¿De alguna manera sois directores también de vuestra propia música?

Guillaume: Quizás hay algo de ello en nuestra forma de componer. Cuando creamos pensamos en imágenes, no pensamos en un videoclip para cada tema porque no todos lo tienen, pero cuando estamos componiendo música pensamos en una imagen y tenemos presente referencias cinematográficas.

Entonces, cuando estáis creando un tema, ¿ya estáis pensando quizás en el vídeo que haréis más tarde? ¿o llega primero la imagen y luego la música?

Jonathan: Depende del caso, por ejemplo, para el vídeo de ‘Queens’, en el que se ven a dos amigas gitanas, teníamos esta idea mucho tiempo atrás, pero para ‘Territory’ hicimos la música antes y luego añadimos diferentes ideas que nos llevaron a esa historia. Nos dejamos llevar y no tenemos reglas específicas, depende realmente de la inspiración.

La música electrónica está hecha para sentir, se genera una conexión muy fuerte entre la gente que la crea y la audiencia que la disfruta. Cuando os vi por primera vez en Primavera Sound en 2018 no os conocía y me dejó impactada vuestra puesta en escena.

Guillaume: ¡Recuerdo muy bien ese concierto en Barcelona! Fue uno de nuestros primeros shows, tocábamos muy tarde, pero estaba llenísimo. Fue sin duda muy especial, la atmósfera era muy cálida y en el público podíamos ver muchas sonrisas.

Jonathan: Lo recuerdo como uno de los mejores directos que hemos hecho hasta la fecha.

Durante vuestro concierto aparecéis dentro de un cubo gigante en el que estáis metidos y se convierte en varias pantallas gigantes donde van apareciendo unos visuales. ¿También los creáis vosotros?

Guillaume: Concretamente esos visuales no, los desarrollan nuestro director creativo.

Con esta idea del cubo, el público pone más atención en la música hasta que vosotros aparecéis en escena. ¿Este es el efecto que queríais conseguir en la gente?

Guillaume: Sí, queremos que la audiencia no se fije en nosotros sino en la música, que cierren los ojos y disfruten bailando con sus amigos, sus parejas o solos. Queremos que nuestra música sea el auténtico protagonista.

Jonathan: También porque somos muy tímidos, es importante pasar al menos unos minutos los dos solos dentro del cubo antes de que se abra, porque cuando éste lo hace es un momento muy estresante y lleno de adrenalina.

The Blaze es más que música, vuestros vídeos son una parte muy significativa de vuestro proyecto, reflejan distintos estados de ánimo y cuentan historias con una parte muy humana. ¿Cuál es vuestra principal inspiración para crear este tipo de historias?

Guillaume: Uno de nuestros principales protagonistas son las personas, nos gusta hablar de gente que normalmente no estamos acostumbrados a ver en la tele. Personas que de alguna manera sufren de algún cliché, exponerlas a la luz y mostrarlas con una dirección poética y de una manera diferente.

Jonathan: Hablamos mucho de temas como la juventud, la libertad, la felicidad, la diversión en las fiestas, por eso en muchos de nuestros vídeos sale gente fumando marihuana… intentamos celebrar la vida a través de nuestros vídeos.

Uno de vuestros vídeos ‘Territory’ está rodado en Argelia, ¿cómo surgió la idea de basar la historia allí?

Jonathan: Nos gusta que nuestros vídeos sean de todas partes del mundo, pero en este caso elegimos Argelia porque nuestro productor era de allí y nos propuso rodarlo en el país.

Guillaume: Además fue bueno para nosotros encontrarnos con esta historia, un hombre joven que se marcha de su país y vuelve años más tarde… En Francia hay mucha gente de origen argelino viviendo, queríamos mostrar como estas personas que provienen de otros países se encuentran con sus raíces, sus familias, su territorio…es una especie de lucha intensa para poder recuperar ese territorio del pasado.

¿Cómo se os ocurren este tipo de historias? ¿Hacéis una investigación acerca del país, las culturas, las costumbres…?

Jonathan: Nos inspiramos gracias a imágenes que vemos, fotografías, caras, personas que conocemos…no se muy bien como funciona dentro de nuestras cabezas, pero es un proceso un poco inconsciente, son cosas que nos gustan y que queremos hablar de ellas. La música nos inspira mucho también, cuando producimos intentamos contar una historia solo con los sonidos, escuchamos mucha música y hablamos muchísimo, así es como nos surgen las ideas.

Por cierto, felicidades por los premios Cannes que habéis recibido por el vídeo ‘Queens’.

Jonathan, Guillaume: ¡Muchas gracias!

En el vídeo se muestran a dos amigas de una comunidad gitana que tienen una amistad muy fuerte, la historia nos guía desde la parte más oscura y triste que es la muerte de una de ellas, hasta la más extrema felicidad cuando vemos como comparten momentos juntas…

Guillaume: Sí, para este vídeo queríamos hablar sobre la muerte, pero hablando desde la vida, mostrando todas las memorias de estas dos chicas con sus amigos. En cierto modo era hablar sobre la muerte desde una celebración de la vida.

Creo que estas ideas encajan perfectamente con vuestra música, la electrónica es un viaje a través de diferentes estados de ánimo, como un carrusel de emociones.

Guillaume: Nos gusta trabajar en los sonidos, luego en las imágenes y más tarde volver a los sonidos… podríamos decir que es como jugar al ping pong hasta que llegamos al corte final.

¿Cuáles son vuestros principales referentes artísticos?

Jonathan: En términos musicales tenemos muchísimas influencias, nos gustan muchos tipos de música, desde la música clásica hasta la salsa. En cuanto al cine, nos gusta mucho Almodóvar, sobre todo su actitud más que su estética.

La película Biutiful de Iñárritu, que está rodada en Barcelona, también trata temas sociales y me hace recordar vuestros vídeos…

Guillaume: Nos gustan mucho los directores que hablan de este tipo de temas, la parte humana, problemas sociales, retratos de la sociedad y las personas…

Jonathan: Me encanta la película española que son cuatro historias conectadas, no se si recuerdas, es una comedia que empieza en un avión…

Si, creo que es argentina… ¡Relatos Salvajes!

Jonathan: ¡Esa! nos gusta mucho esa película… Así que te diría directores que nos inspiran como Almodóvar, Iñárritu, Ken Loach, Kechiche, Bertrand Biler, Terrence Malik…

¿Creéis que el arte es una buena fuente de información?

Guillaume: Por supuesto, nos encanta la fotografía, en cierto modo es como un “cine fijo”, también de la literatura y del arte sacamos inspiración.

¿Habéis visto hoy en el Guggenheim algo que os haya impactado?

Jonathan: Para serte sincero, no entiendo nada del arte contemporáneo.

Guillaume: A mí me han encantado las estructuras gigantes de Richard Serra, porque puedes perderte dentro y escuchar sonidos e interactuar con la obra. Pero bueno, como ha dicho mi primo, el arte contemporáneo no nos transmite mucho.

Jonathan: Pero una vez al año verlo está bien.

¿Cuál es vuestro vídeo favorito o del que os sintáis más orgullosos?

Jonathan: Son como nuestros hijos, no podemos elegir un favorito, pero diría que el primero que hicimos con los dos chicos bailando en una habitación. ‘Virile’ habla del comportamiento humano y del amor, es muy simple y poético. Además, al ser el primero había mucha adrenalina cuando lo grabamos, y es lo que queremos mantener en cada vídeo.

Guillaume: ‘Virile’ actúa como un espejo, dos amigos en un apartamento haciendo música, nos vemos representados en los personajes. También ‘Heaven’, donde se muestra a una familia en un prado correteando y disfrutando con sus familias. Yo me he criado en el campo y este tipo de escenas son las que solía ver cuando era más joven, en la naturaleza con mis amigos.

Puede que los vídeos cuenten historias simples, pero reflejan muchos estados diferentes con muy poco…

Jonathan: También creo que es complicado hacer algo que aparentemente no es muy interesante (como dos chicos en un apartamento bailando) pero hemos logrado hacer que lo sea.

Guillaume: Tenemos que buscar algo que conecte con la gente, que llegue a todo tipo de personas y les una a sus emociones.

En la mayoría de los vídeos actúan actores no profesionales, ¿tuvisteis alguna complicación a la hora de rodar?, ¿cuál creéis que fue el vídeo más complicado de hacer?

Guillaume: Quizás ‘Queens’, al rodar con una comunidad salvaje de gitanos, teníamos que meternos dentro de su comunidad y ser aceptados por ellos para incluirnos en su ambiente mientras grabábamos. Fue una súper aventura, sobre todo a nivel emocional.

Jonathan: Creo que para mí crear cada vídeo es muy difícil, ya que contamos con tan solo dos o tres días para rodar. Por ejemplo, para ‘Territory’ estuvimos siete meses para escribir la idea y desarrollarla, y eso toma mucha energía. Siempre estoy pensando en si lo que estamos grabando es o no es demasiado bueno, porque además la gente espera que el siguiente vídeo sea mejor que el anterior, así que hay un poco de presión, pero al final todo sale bien. Como ha dicho Guillaume es una gran aventura humana.

Si tuvierais que describir vuestra música con una película, ¿cuál sería?

Jonathan: Buena pregunta …

Guillaume: Yo diría la película francesa “Les valseuses” de Bertrand Biler, porque es una historia de dos chicos vagabundos que van viviendo distintas aventuras.

Jonathan: Quizás es muy pretencioso lo que voy a decir, pero para mí es un poco como la película “El árbol de la vida”, buscamos esa poesía en cada uno de nuestros trabajos. Así que sería “Les valseuses” / “El árbol de la vida”.

Si algún artista os pidiera hacer un vídeo para su música, ¿os gustaría colaborar?

Guillaume: Creemos que si hacemos un vídeo con alguien queremos hacer la música también, es importante para nosotros hacer las dos cosas.

¿Estáis trabajando en un nuevo vídeo?

Jonathan: Eso es un secreto de momento…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.