DestacadosEntrevista

[Entrevista] Woodkid: “He aprendido a no tener la emergencia de componer”

entrevista woodkid

La vulnerabilidad ilumina horizonte, y sirve de vigía, incluso en fases de unánime ensalzamiento mediático. Woodkid es uno de los adalides en dicha materia: pese a conseguir que el mundo vitorease la llegada de «The Golden Age» en 2013, la fragilidad y la inseguridad sentida en el pecho de Yoann Lemoine llevó a este amante de los arreglos orquestales de Lyon a, poco después, dar un paso al lado y centrar sus miras en producciones de diferente cariz. Hipnóticas bandas sonoras («Desierto»), composiciones colaborativas varias (ojito a las concebidas junto a Jennifer Connelly y Moses Sumney para Louis Vuitton) e incluso videoclips virales (‘Sign Of The Times‘ de Harry Styles) fueron algunos de los menesteres creativos que mantuvieron bien ardiente la llama creativa del francés entre 2015 y 2019. Bien fortalecido tras ser partícipe del relato de un sinfín de nuevas y memorables experiencias, Woodkid vuelve a cobrar vida ahora con ‘Goliath‘, colosal nuevo single en el que el padre de ‘Run Boy Run’ e ‘Iron’ exhibe la toxicidad industrial como faro de contenido y continente. Su videoclip, casi tan épico como el tema que representa, está dirigido por el propio Lemoine y cuenta con Grégory Givernaud («Mutants», «Grand Central») como su afligido protagonista.

Tan llamativo es el implacable giro sonoro exhibido con el sencillo que desde Binaural pudimos tener el placer de conversar brevemente esta pasada semana con Yoann Lemoine. Confinado en París, el polifacético artista nos desveló algunos entresijos de lo que ha vivido a lo largo de estos últimos años. Además, el lionés también nos ha dejado caer algunos detalles relativos a su esperanzador, y aún no anunciado, segundo álbum. Uno que, si no le fallan los cálculos a Lemoine, llegará a ser editado antes de que finalice este 2020. A causa del azote global del COVID-19, el LP finalmente será presentado en vivo en España en 2021, y no en julio de este mismo año con motivo del Jardins de Pedralbes (Barcelona) y Noches del Botánico (Madrid). Transcripción de la conversa que mantuvimos con este inquieto referente:

Llevamos siguiéndote desde que publicaste tu álbum debut en 2013. ¿Qué ha sido que has necesitado digerir de cara a trabajar en el sucesor de  “The Golden Age”?

Esta vez necesitaba afrontar más peligros, y no basarme estrictamente en lo planteado en el primer disco. He aprendido a no tener la emergencia de componer. A no sentir que tenía que hacerlo como obligación, sino simplemente lanzarme a ello por el simple hecho de querer hacerlo. Creo que [el álbum] va a llegar va a llegar en el momento adecuado. Necesitaba mi tiempo.

En 2015 publicaste la banda sonora de aquella película titulada “Desierto” que dirigió Jonás Cuarón. ¿Qué importancia tuvo la concepción de dicho trabajo de cara al planteamiento y desarrollo de tu segundo disco?

Considero que “Desierto” fue uno de los trampolines que me ayudaron a lanzarme a componer este trabajo. Tener que trabajar en esa banda sonora de forma tan meticulosa fue algo muy entretenido, algo muy enriquecedor. Tanto Jonás como Alfonso Cuarón fueron un gran apoyo a la hora de concebir los temas de ese score. Esa experiencia me dio mucha confianza de cara a afrontar el futuro. Me sirvió para centrarme en otra forma de componer, una complementaria a la que he empleado con mis propias producciones.

‘Goliath’ es tu último single. Suena grandilocuente. Suena rotundo, suena colosal. Su elasticidad parece mostrar cierta lucha física planteada contra tu propia fragilidad.

Sí, va mucho sobre saber sobrellevar dudas y miedos que me han acompañado a lo largo de mi vida. Lo que me parece precioso de esto es el hecho de reconocer esas dudas. El reconocer esos miedos, esa fragilidad, y aceptarla. Soy un perfeccionista. Siempre intento hacer las cosas mejor. Y creo que al crecer me he dado más y más cuenta de las cosas que desconozco. Esta canción va precisamente sobre eso. De la manera de cómo puedas derrotar esas abrumadoras sensaciones que te pueden llegar a martillear.

¿Dónde grabaste todo el material incluido en el álbum? ‘Goliath’ inclusive.

Me llevó mucho tiempo grabarlo, y pasé por muchos sitios diferentes para hacerlo. Empecé en 2015 en París. A partir de entonces viajé mucho para colaborar con artistas, con productores… Quería que fuese creciendo con el tiempo. Todas estas canciones que vendrán incluidas en el disco han estado concebidas gradualmente. Mucha es la atención que le puse a la hora de tratar de modelar el material.

¿Tu próximo disco pondrá especial énfasis en situaciones épicas como las descritas en ‘Goliath’ o, en cambio, estará más centrado en plantear cierta variedad de vibraciones?

No quiero desvelar demasiado sobre el compacto… Lo que puedo decir es que si el primer trabajo fue un poco como un “blockbuster” hollywoodiense, con cierto componente noventero por ahí flotando, este podría encajar bien como un thriller de ciencia ficción. Creo que explora muchas cosas diferentes.

Parece evidente que lo cinematográfico está muy presente en tu música, especialmente ahora. Recuerdo aquellos imponentes visuales que proyectaste en el FIB 2013. ¿Se te vino a la cabeza alguna imagen específica con la que trabajar los de ‘Goliath’ al componer la canción?

Existe cierto rollo muy industrial anidado tanto a ‘Goliath’ como al resto del disco. “¿Por qué lo industrial?” – te preguntarás. Pues básicamente porque es el mundo que habla sobre la escala, sobre el mundo en el que estamos viviendo. Cuando hablas sobre lo industrial, hablas sobre la gente. Sobre el ser humano, y sobre cómo él vive dentro de esa máquina. Eso diría que es lo que más intento explorar a nivel visual en ‘Goliath’ y en el álbum.

En ‘Goliath’ percibimos ganas de gravitar hacia cierto énfasis electrónico. Pero a buen seguro que tu LP de reválida te ha llevado a experimentar con nuevos instrumentos. ¿Cuáles han sido aquellos que has empezado a trastear recientemente?

Si te soy sincero te diré que en este último tramo he estado trabajando a fondo con la orquesta. Me siento muy unido a ella. En este nuevo álbum he tratado de distorsionarla. De pervertirla. La idea pasa por exhibir un sonido que suene falso y real a la vez. Como realidad y ficción en un todo en uno. También como si plantease una combinación entre lo orgánico y lo industrial. Quiero transmitir esa imagen de que estás viendo algo y no sabes exactamente lo que ves. Busco que se visibilice la intoxicación.

Curiosidad surgida a raíz de darme cuenta que ‘Goliath’ salió a la luz el mismo día en el que James Blake publicó single: ¿qué artistas son los que más has escuchado a lo largo de estos últimos años?

Suelo escuchar mucha música orientada hacia lo orquestal, hacia los acordes. Es algo que me apasiona porque es eterno. Escucho de todo: Radiohead, Massive Attack, Thom Yorke, James Blake… He intentado dar con “feelings” diversos de cara a este nuevo disco.

Portada del single de ‘Goliath’

¿Jonny Greenwood también? Es uno de los reyes de los orquestal en materia cinematográfica.

Totalmente. Lo adoro. El [disco] de «There Will Be Blood» de mis favoritos.

Existían un par de actuaciones que debías realizar este verano. Una iba a ser en Barcelona (Jardins de Pedralbes), y otra en Madrid (Noche del Botánico). ¿Existía la intención de publicar el disco antes de la llegada de dichos shows?

La situación es aquella con la que nos ha tocado lidiar. Nos hemos de reinventar en el contexto. Pero si te soy sincero: siempre existió la idea de presentar el disco en vivo. Sin lugar a dudas. Ya veremos a ver… Quizás podamos cambiar algunas cosas…

¿En qué tipo de recintos o emplazamientos considera que sería ideal gozar de tu nuevo material?

No sé… Creo que lo óptimo sería escucharlo en lugares que no fuesen los típicos escenarios de conciertos. Rincones algo industriales, de manera que el show pudiese ser más experimental. Me gustaría traspasar ciertas fronteras. Eso es lo que siempre intento hacer. Ir un paso más allá. Y no os imaginéis que el show será como los de antaño. Nada que ver. No me gusta repetir propuestas. Será muy diferente.

¿Cómo será el show?

Si te soy honesto, estoy ahora mismo trabajando en ello. Este nuevo disco es tan divertido de explorar que todo lo relativo a él resulta un reto. En directo puedo jugar con los elementos de muchas maneras diferentes. Si todo va bien, nos veremos allí en España en vivo en 2021. Cruzaremos los dedos. Respecto al disco…

Perfecto. Nada, lo último. Te lo tenía que preguntar: ¿cómo estás llevando estos días de confinamiento?

Todo bien, no tengo queja alguna. Estoy preocupado por el mundo. Por mis padres, por mis amigos, por la gente que está en hospitales… No me puedo quedar por mi situación. Adoro mi trabajo y me siento lleno con lo que hago. No es muy importante mi labor ahora mismo. No lo es porque volverá a los escenarios después de esto. Y todo será mejor. La gente estará contenta de verme, y yo estaré diez veces más contento de verlos a ellos. Desde mi lado, el coste de todo esto es nulo. Lo que me importa es la otra gente. Yo solo me siento agradecido por lo que tengo.

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.