DestacadosEntrevista

Sports Team: “Nuestra ambición siempre ha sido ser esos que cuando llegas a casa tu madre te dice: ‘¿Has oído hablar de esta nueva banda llamada Sports Team?’”

entrevista sports team

El de Sports Team promete ser uno de los grandes debuts de 2020. Tras dos años de ascenso meteórico, la banda británica se encuentra a las puertas de publicar su primer larga duración, que llegará el 3 de abril a través de Island Records. Atrás quedan un par de EP’s y un reguero de singles concebidos bajo un estado de inspiración inalterable. Algunas de esas canciones formarán parte de «Deep Down Happy», un trabajo en el que han volcado lo que ha sido este tiempo en Londres para seis amigos que se conocieron estudiando en Cambridge y decidieron formar una banda. En un momento en el que una Inglaterra fracturada pugna por redefinir su identidad, Sports Team huyen de declaraciones pomposas acerca de lo que es ser inglés en los tiempos que corren. Sus canciones, en cambio, romantizan la vida en los suburbios, las poblaciones costeras y las autopistas que atraviesan el país. Tal vez eso explique, en gran medida, por qué han conectado con una generación de chavales que abarrotan salas y son legión.

Cuando anunciaron su concierto en la mítica sala londinense Scala, un mensaje apuntando que el grupo tenía menos seguidores en Twitter que el aforo del propio recinto desencadenó una campaña liderada por ellos mismos con el objetivo de agotar localidades. Las sucesivas actuaciones en Londres fueron en Electric Ballroom y Forum, esta última ante 2000 espectadores pese a no contar siquiera con un álbum en el mercado. El camino a Wembley es largo, pero Sports Team están en la senda correcta. Su carismático frontman no es de los que se amedrentan fácilmente y hace tiempo que viene hablando de tocar en Knebworth. Así es Alex Rice cuando le ponen un micrófono delante: incisivo, provocador, polémico y siempre ambicioso. Una vez en el escenario, nos encontramos ante un animal escénico decidido a devolver a la música de guitarras las cotas de esplendor y popularidad de décadas pretéritas.

La banda la completan Rob Knaggs (guitarrista y compositor), Henry Young (guitarrista), Oli Dewdney (bajista), Ben Mack (teclista) y Al Greenwood (batería). Con todos ellos nos encontramos minutos antes de su primer concierto en España, que tuvo lugar en Barcelona en el marco de una fiesta de presentación del Vida Festival. Los británicos regresarán a nuestro país en julio para actuar, ahora sí, en el Vida Festival 2020 y en el Mad Cool Festival 2020 promocionando su álbum debut («Deep Down Happy», 3 de abril).

¿Qué tal estáis llevando la creciente atención y estar en el centro de todas las miradas como una de esas bandas de las que estar pendientes en 2020?

Alex Rice: ¿Cómo lo estamos llevando?

Henry Young: ¿Se refieren a nosotros?

Alex Rice: (Ríe) Sí, sí. Sorpresa, conmoción. Nos está envejeciendo, creo. Me hace sentir un poco codicioso, cuanto menos, porque creo que es algo que, por alguna razón, ocurre de manera gradual. Es gracioso ahora que vamos a sacar un álbum, lo cual es genial, pero te pones a ver fechas de estos dos años en salas pequeñas y noches jodidas y de repente lo que estás haciendo es lo que era tu sueño hace dos años. Tocar en el Fórum en Londres, tocar en Barcelona… hubiera sido “¡Venga ya! Eso no está a nuestro alcance”. Y ahora que lo has hecho es como “bueno, deberíamos ir a por algo más grande” (ríe). Va un poco así. Estamos contentos, creo que muchas de estas cosas nos van a pasar con este álbum que saldrá en abril.

Tocar en el Forum de Londres para 2000 personas fue una manera triunfal de cerrar el pasado año. Sois una banda con una fuerte presencia escénica y la interacción con el público es parte importante de vuestro show, con toda la locura que desata un concierto de Sports Team. ¿Cómo encaráis conciertos como el de esta noche en Barcelona? ¿Os lo tomáis como un reto? ¿Os resulta divertido?

Oli Dewdney: Creo que es una de una de nuestras partes favoritas de tocar en una banda, tener la posibilidad de viajar. Hoy explorando Barcelona, descubriendo establecimientos, los edificios de aquí y cosas así. Así que el concierto está casi en un segundo plano (ríe).

Alex Rice: Parece que hasta en un sexto (ríen todos). Creo que tocas un tema importante ahí. Das unos conciertos cojonudos, haces gala de todo ese magnetismo o lo que sea en el escenario, es entonces al bajar es cuando piensas que tienes a 2000 o 3000 fans esperando conocerte diciendo “vamos, haz gala de ese carisma” y en realidad a menudo tú estás un poco cansado o de bajón y has agotado toda tu adrenalina. Entonces es algo así como “Ah, vaya capullo, ¿por qué no baila para nosotros?” o lo que sea. Me resulta bastante dura esa parte de tener que estar siempre dispuesto.

Al Greenwood: Yo creo que es bastante divertido tratar de ganarte al público, cuando no necesariamente dependes de que se sepan todas las canciones. Especialmente cuando te dice que la canción no es muy buena, pero es divertido, es como volver a lo que nos pasaba hace un año.

Henry Young: Pasamos un buen año dando conciertos antes de publicar algo, donde donde cada noche tocábamos canciones que nadie conocía y tratábamos de ganarnos al público en cada concierto. Esperamos que vuelva a ocurrir hoy.

Vuestra música fue etiquetada en vuestros inicios como “britpop Pavement”. ¿Cómo describiríais el sonido del álbum?

Alex Rice: Sobre lo del britpop, sinceramente no creo que la banda suene a nada más. Creo que la gente tiene unas pocas referencias a la hora de comparar lo que hacemos, generalmente fáciles y un poco vagas. “Oh, es Gallagher”, “oh, es Mick Jagger”. Son referencias un poco vagas. En realidad tiene que ver con no encontrar las palabras para describir algo que no sea post-punk. Igual porque hay letras puramente inglesas con un envoltorio americano, que es algo que normalmente no encuentras fuera de Inglaterra, a la gente realmente le está costando encontrar las palabras para describirlo. No creo que nosotros nos consideremos britpop. Quiero decir, nos encanta Pavement, pero intentar hacer algo como Pavement es quedarse siempre corto.

Habéis hecho referencia a ese componente inglés de vuestra música. En cuanto a inspiración a la hora de componer y a la narrativa del álbum, ¿cómo describiríais el retrato de Reino Unido y lo inglés que hacéis en vuestras canciones?

Rob Knaggs: No sé si hemos intentado algo así. Creo que algunas bandas intentan retratar ciertos aspectos. Supongo que nace de estar los dos últimos años de nuestra vidas en Londres y estar juntos en una banda. No lo sé. La gente pregunta bastante sobre eso, la vida en Inglaterra. Ahora en nuestro país se está produciendo una gran declaración acerca de lo que es ser inglés y lo que significa, quizás muchas preguntas provengan de ahí. No estoy completamente seguro. Como el disco está recién acabado, creo que todavía no hemos tenido tiempo de pensar en ello apropiadamente.

Al Greenwood: Lo estábamos hablando hoy. Las canciones están escritas a partir de experiencias que hemos vivido. Son muy fieles a lo que hemos visto a nuestro alrededor. No hemos pretendido escribir ese tipo de himno rock. No hay una coherencia que puedas decir “trata sobre esto”, es solo una colección de cosas que hemos sentido y hemos hecho durante estos dos último años.

Rob Knaggs: Cuando escribo las letras intento no pensarlo. No me sentaría y pensaría “venga, voy a escribir una canción sobre el Brexit” o “voy a escribir una canción sobre…”. Creo que todo eso son cosas que me salen porque están ahí.

Oli Dewdney: Está subconscientemente en las noticias. En sitios como el Daily Mail online y así.

Rob Knaggs: Sí, no estoy completamente seguro. Siempre nos ha sorprendido bastante ver a gente describiendo lo que hacemos o preguntándonos acerca de ciertas cosas que no necesariamente hemos pensado o nos hemos parado a analizar.

¿Cómo valoráis el álbum en comparación con lo que habéis hecho previamente? ¿Sentís que la personalidad del disco es diferente o se trata de una evolución natural?

Alex Rice: Es bastante similar. No creo que hayamos intentado cambiar drásticamente. Hemos tenido la oportunidad de incluir algunas canciones “manifiesto” que van más allá de lo que se nos pedía en el pasado, singles frescos con estribillos para mandar a las radios. Hemos podido probar esto en un álbum, explorando un poco más allá.

Rob Knaggs: Con las canciones que ya tenemos, creo que haremos el segundo álbum bastante rápido y ahí sí que se podrá percibir un cambio mayor, supongo. Pero este es una especie de combinación de las últimas cosas que hemos hecho, así que algunas sonarán bastante parecido y en otras se percibirá un cambio más orientado hacia lo que tal vez sea el segundo disco.

Henry Young: Hemos estado de gira tanto tiempo este último año que este disco ha sido grabado en arreones de una semana en vez de todo de golpe.

Eso era algo por lo que os quería preguntar. ¿Cuánto tiempo habéis estado grabando el álbum?

Alex Rice: Durante cuatro meses. Es bastante, sí. Estuvimos de gira con Pale Waves, Two Door Cinema Club, hicimos nuestra propia gira, fuimos a América y también fechas en festivales.

Henry Young: Habrán sido en total una tres semanas de grabación en diferentes momentos del año. Grabábamos cuando teníamos unos cuantos días disponibles, básicamente.

Y lo ha producido Burke Reid. ¿Qué fue lo que os llevó a trabajar con él? ¿Qué creéis que aportó a la grabación?

Rob Knaggs: Empezamos de una forma bastante ingenua. “Oh, nos gusta Courtney Barnett”. Cuando se planteó la posibilidad de trabajar con él, nos entusiasmó la propuesta. Realmente no habíamos trabajado con un productor… bueno, Dave McCraken, pero eso fue hace bastante tiempo. Burke es muy intenso en el estudio. Dave era bastante relajado pero Burke es muy “otra vez, otra vez, mejor, más”.

Henry Young: Él se sienta y está 12 horas, desde la mañana hasta que llega la hora que cierra el estudio, solo comiendo frutos secos y haciendo que todo salga perfecto.

Al Greenwood: Una cosa que me llevo y que me gustó mucho de su forma de trabajar es cuando llegas a un punto en una canción en que estás un poco atascado, él te anima a salir y escuchar música que te gusta o escuchar canciones antiguas. Tiene un gusto realmente interesante y bastante ecléctico de lo sucedido en los últimos 20 o 30 años. Cosas de Estados Unidos, de Australia. Escuchas eso durante 10 minutos o el tiempo que sea y vuelves con una energía renovada. El ambiente en el estudio ha cambiado, eso es bueno. Es una buena manera de trabajar.

The Races’ es el primer lanzamiento que llega vía Island Records. ¿Estará incluida en el álbum?

Rob Knaggs: Sí, estará. De eso estábamos hablando hoy.

Alex Rice: Hemos estado hablando de ello durante una hora. Queremos que esté. Nos gusta. Es una de nuestras favoritas.

Rob Knaggs: Tenemos muchas canciones nuevas, por lo que estábamos barajando qué incluir en el disco y hemos tenido una conversación importante con nuestro sello acerca de qué canciones antiguas entran en el disco y qué canciones nuevas incluimos. Cuánto queremos que haya de los dos últimos años y cuánto queremos que haya nuevo. Esta creo que estará.

Al Greenwood: Es un reto porque a día de hoy hemos publicado tantas cosas. En realidad, con lo que hemos publicado ya, de ahí podría salir un álbum y existe esta tensión entre ser congruente con tu sonido y darle a la gente que ha invertido dinero en tu disco lo que quiere, pero a la vez progresar y construir un nuevo camino estimulante tratando de conseguir el equilibrio adecuado.

Hasta el lanzamiento de ‘The Races’ estabais publicando todo en vuestro propio sello, Holm Front. Quería preguntaros por lo que es ser un sello discográfico en 2020. ¿Por qué fundar un sello? ¿A qué retos y dificultades habéis tenido que hacer frente?

Rob Knaggs: Esto es algo que siempre habíamos querido hacer. Muchas bandas que nos gustan tuvieron en un pasado sellos discográficos. Hay muchas bandas que vemos en Londres, o que tocamos con ellos aquí o en Amsterdam, como Personal Trainer, y queríamos publicar su música. Nos dimos cuenta trabajando en el pasado con sellos como Nice Swan que es delicado pero que si tienes el dinero para hacerlo es relativamente fácil resolver un lanzamiento. Si te gusta algo, puedes hacer tiradas limitadas. Teníamos contacto con tiendas de discos de Japón y con Rough Trade.

Henry Young: Recuerdo lo emocionados que estábamos cuando nos dijeron que iban a editar nuestra música en vinilo. Es genial poder hacer eso. Creo que debemos seguir apostando por publicar cosas raras, porque Personal Trainer eran muy buenos, de Holanda. Haremos otro lanzamiento suyo este año, un EP.

Alex Rice: Todo surge de una forma bastante natural. Cuando 6 personas viven juntas como nosotros, que vamos a muchos conciertos y hablamos sobre música, hay bandas que odias y también bandas que te gustan. Te da la oportunidad de tener una opinión y jugártela. Yo rajo de otras bandas diciendo que no me gusta nada todo eso, pero si te preparas y apuestas por hacer algo constructivo, lo hace todo más significativo.

La música de guitarras está en boga en el Reino Unido. Estos dos últimos años hemos sido testigos de esta ola de sonidos post-punk. ¿Qué creéis que está por venir?

Alex Rice: No estoy tan seguro de que esté tan en boga, si te soy sincero. Creo que todavía es bastante nicho, a la espera de ese disco que consiga penetrar en el mainstream. Quiero decir, ves a toda esa gente del post-punk, Fontaines, The Murder Capital, Hotel Lux y Shame, ninguno ha conseguido llegar más allá del nicho de la escena de la música de guitarras de BBC Radio 6. Nuestra ambición siempre ha sido realmente ir más allá, ser esos que cuando llegas a casa tu madre te dice “¿Has oído hablar de esta nueva banda, Sports Team?”. Eso es lo que queremos ser.

Sinceramente, no creo que vaya a ser algo pasajero y requiere mantenerse ambicioso, aprovechar el tirón cuando sabes que  el viento va a favor. El terreno está bien pavimentado porque tienes a todos estos súper fans que son una gran comunidad, a la que le encanta y están obsesionados, compran cada vinilo y van a todos los conciertos, escuchan la música de Radio 6 y compran lo que dice Steve Lamacq. Es genial porque vuelve a molar pero sigue siendo bastante nicho, yo no diría que es mainstream.

Quería preguntaros por vuestra relación con los fans. Cada año organizáis una salida a Margate y creasteis una comunidad en Whatsapp que cuenta con cerca de 200 participantes activos. A medida que la banda se va haciendo cada vez más grande, ¿cómo evoluciona vuestra relación con los fans?

Rob Knaggs: Lo que creo que tenemos que hacer es que todavía más gente tenga nuestros números de teléfono. (Ríen) Ahora estamos preparando el arte del álbum así que pondremos nuestra dirección y los números de teléfono. (Más risas)

Henry Young: Ahora lo último son las cuentas de memes en Instagram, tenemos ocho o nueve de ellas.

Rob Knaggs: Queremos que continúe tanto como sea posible. Lo de Whatsapp está bien, pero tiene un límite en cuanto a la gente que puedes mantener en una comunidad como esa. Creo que tal vez Facebook, pero la mayoría de nuestro público es más joven así que lo veo más en Instagram, en Whatsapp y así. Siento que debe salir de ellos, nosotros no queremos forzarlo. Todo esto de las páginas de memes y Whatsapp es cosa que sale de ellos. Nosotros no forzamos nada. Estamos pendientes de las páginas de memes, nos encanta. Supongo que es divertido dejarlo que siga y que funcione a medida que se hace grande.

Oli Dewdney: Sí, así es. Mientras no se trate de algo manufacturado… lo bonito de la comunidad de Whatsapp es que nosotros la creamos, pero es algo que después ha cobrado vida propia.

Alex Rice: Es algo divertido de ver porque ha ocurrido de manera muy orgánica. Ser testigo de cómo se construye una comunidad de grandes fans, ver que se van conociendo entre ellos, obsesionándose un poco con la banda. Si alguien de repente piensa que esa comunidad es una cuestión de marketing, esto no va de tirar de códigos de pre-venta por ahí. Queremos asegurarnos de que eso nunca pase.

Es algo que ha ocurrido de manera natural.

Rob Knaggs: Exacto.

Alex Rice: Solo queremos asegurarnos de que eso sigue siendo así.

¿Cómo se os ocurrió la idea de entrar y salir del escenario con Robbie Williams sonando?

Alex Rice: Yo no recuerdo nada en absoluto porque no es mi generación, pero echamos la vista atrás de manera bastante nostálgica a lo que hizo alguna gente del pop británico como Robbie Williams en el Reino Unido, tocando por ejemplo en Knebworth. Resulta casi absurdo ver cómo todo el mundo cayó en eso y todo era a gran escala y quería ser muy muy grande. No creo que escuches hablar mucho de eso. Canciones como ‘Let Me Entertain You’ es tiene una letra no muy genérica pero de alguna manera todo el mundo puede conectar con ese sentimiento por tu espectáculo. Y eso es lo que queremos, de eso se ha tratado siempre, seguimos tratando de hacer de nuestra pasión un acontecimiento. Entretener en lugar de convertir el escuchar música en un ejercicio académico y analizando cada letra, sin un componente de diversión.

Ahora que mencionas Knebworth. Hablando de planes de futuro, ¿todavía seguís con la idea de tocar en Wembley?

Rob Knaggs: Seguimos dándole una vuelta. (Ríen todos)

Alex Rice: Sí, ¿por qué no?

¿Qué está más cerca de ocurrir, Oasis o Sports Team en Knebworth?

Alex Rice: Sports Team, sin duda.

Oli Dewdney: Con Oasis abriendo la noche. (Ríen)

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.