Crónica: Primavera Sound 2010 (Día 2 de 3)

El segundo día empezaba con cielos grises y cierto fresquito desde primera hora, lo que quizá ayudó a la elección de los conciertos. He de reconocer que fue el día más espeso para mí del festival y en el que claramente menos aproveché el tiempo.

Llegamos algo más tarde que el primer día y fuimos directos a hacer cola para entrar en el Auditori para ver a Low tocar íntegramente su disco The Great Destroyer. Su sonido Slowcore retumbó potente en el Auditori y en los foros del PS se habla del mejor directo de todo el festival. Mi falta de experiencia con el grupo y sobre todo con el disco, no me permitieron estar totalmente metido en el concierto y a ratos se me hizo algo pesado.

Tras las fuerza de Low, nos dirigimos hacia Spoon: la banda de Austin demostró que la expectación generada y el status de gran banda se lo habían ganado a pulso disco tras disco. Con su excepcional habilidad para mezclar comercialidad y sonidos arriesgados, dieron un buen concierto. No excepcional, pero correcto.

Era momento de cenar algo para después pasarnos por Standstill y su performance en el Auditori donde contaron su historia con audiovisuales y su música, a ratos instrumental. Audiovisuales que en momentos destacaban por su creatividad y en otros por la nostalgia que evocaban al menos a un servidor por los tiempos mozos.
Llegaba el momento de Les Savy Fav y las locuras de Tim Harrington, el cual apareció en el escenario con un disfraz de yeti/vaca y comenzó a liarla. Probablemente pasó más tiempo entre y sobre el público que en el escenario, ofreciendo su espectáculo post-punk a los que se habían acercado al escenario ATP. No se puede destacar demasiado la música cuando el hombre no dejaba de moverse y crear espectáculo. Lo que está claro es que pone toda la carne en el asador cuando se sube al escenario.

Después de ver a Tim Harrington, pasamos por el Ray-Ban para hacer tiempo hasta el concierto más esperado del día. Allí teníamos a Marc Almond, ex Soft Cell, con un espectáculo teatral que repasó sus éxitos y acabó con un Tainted Love justo antes de que Pixies aparecieran en el escenario San Miguel.

Pixies desató el infierno en el Fórum,  ya que sin duda fue el concierto más masificado. Los más afortunados pudieron disfrutar del concierto con algo de tranquilidad, ya sea delante o en la zona habilitada para las entradas VIP. Pixies no defraudó, y aunque eran muchos los que decían que tenían un directo soso, dieron un concierto repleto de éxitos. Todos los flequillos generacionales y no tan generacionales tuvieron una buena dosis de Pixies en estado puro, su Pop/Rock alternativo, sus ritmos inconfundibles, pusieron la piel de gallina a todos los presentes. Una auténtica lástima la masificación en el escenario San Miguel, ya que no pude disfrutar el concierto al 100% debido a la gente que no dejaba de empujar, pasar por delante y  que no dejaba que me concentrase en la música.

La última parada del día era Yeasayer: habían abierto las expectativas protagonizando el spot televisivo del festival, uno de los grupos que más había escuchado antes. Tenía muchas ganas de su directo, así que nos dirigimos al escenario Vice, donde los chicos de Brooklyn empezaron bastante suaves.Tan solo con el tema Ambling Alp (que ponía sonido al spot) demostraron algo. Quizá el problema fue el exceso de hype que traían detrás. Su intento de hippies anti-sistema y sus gracias criticando el aspecto de la publicidad de Ray-ban quedaron un tanto forzadas y falsas cuando vas vestido como un modelo de pasarela. Una lástima este directo, era uno de los que más ganas les tenía y acabó siendo una decepción.

4670572846_492798431c_b

Foto de Aurelien

0 Shares:
1 comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar