2016

Los mejores discos internacionales del 2016

mejores discos 2016

15 – Matt Corby – Telluric

«Matt Corby me recuerda a Ben Howard, y no precisamente en lo estilístico. El británico dio un particular «U Turn» de lo más inesperado al estrenar un segundo disco – «I Forget Where We Were» – rocoso, denso y cubierto de neblina. Lo mismo sucede con el australiano. Lejos de tirar por la senda comercial o recuperar los aullidos emocionales al más puro estilo Jeff Buckley, el de Sydney ha optado por la vía renegrida. «Telluric» es sombrío R&B poliédrico que recupera, y actualiza al 2016, la textura apagada del inolvidable «Voodoo» de D’AngeloDorado LP que algún día será considerado un pequeño gran disco de culto» – Pablo Porcar.

14 – Truckfighters – V

truckfighters v
V” es el nombre del nuevo disco del trío sueco de stoner que ha evolucionado desde aquel combo de la muerte llamado “Gravity X” y “Phi“, posteriormente editado como álbum doble, confirmando esa continuidad y apego al sonido impuesto por Kyuss, Fu Manchu y Queens of the Stone Age. Denominación de origen: Palm Desert. “Mania“, su tercer LP, ya suponía un ligero cambio en el sonido de la banda para confirmarlo con el acojonante “Universe” que nos dejó la boca abierta con un jab al mentón que era su apertura compuesta por ‘Mind Control‘, ‘The Chairman‘ y ‘Prophet‘. “V” marca otra evolución en el sonido de los de Örebro, mucho más experimental y progresivo, combinando el sonido grunge de su admirado Kurt Cobain, tal y como nos dijeron la última vez que pudimos hablar con ellos en Londres.» – Sebastián Rosas.

13 – Kevin Morby – Singing Saw

«Letras crípticas acompañadas de prístinas melodías. Folk rock de claroscuros. Así podríamos definir el último disco y mejor disco hasta la fecha del ex Woods, Kevin Morby. Como resultado de dicho cripticismo, Singing Saw se convierte líricamente hablando en un disco denso por momentos, clarividente en otros. Con su dicción nasal a lo Dylan, Morby ofrece en Singing Saw su mejor versión como intérprete y nos regala una de las mejores canciones del año, «I have been to the mountain», poseedora de una de las líneas de bajo más memorables de los últimos tiempos«. – Lídia Lombardía.

12  – Dinosaur Jr. – Give The Glimpse Of What Yer Not


«Tres décadas de experiencia a sus espaldas y envejeciendo como el buen vino, suavizando un poco su sonido, no muy alejado de sus piezas de colección como son “You’re Living All Over Me” (1987), “Bug” (1988) y el más contemporáneo Farm, lo nuevo de Dinosaur Jr. es de lagrimilla. Gana con cada escucha y mantiene la columna vertebral de sus álbumes. Aquí no pasa el tiempo, la inspiración es una autopista sin frenos, el músculo y la rabia se conjugan con las gloriosas melodías y el compás espectacular de su sección rítmica y compositiva para dictar cátedra a las nuevas generaciones. “Give a Glimpse…” comienza con los dos singles del disco: ‘Goin’ Down‘, que engloba todo lo que es el grupo, con un coro que dice ‘Are you with me when I’m gone?‘ y un solo de escándalo. ‘Tiny‘, primer single es el tema radial por excelencia. Sin aspavientos, directo como un aguijón de abeja. Canción rápida de power noise pop y a cobrar.» – Sebastián Rosas. Crítica del disco.

11 – Bon Iver – 22, A Million


For Emma, Forever Ago” fue un canto a la melancolía bien entendida y un soplo de aire fresco para el pop-folk. Las barbas tupidas y las camisas de franela se convertían en la máxima expresión de una mirada triste y el dolor por una ruptura sentimental reciente.

Ocho años después, parece muy lejano aquel primer Bon Iver. La base sigue siendo la misma pero el relleno ha cambiado por completo. Como si Vernon hubiera hecho un viaje al futuro. El tracklist del disco parece la lista de la compra de una familia media de Saturno. En lugar de una campaña de Wisconsin parece que el disco fue pensado en el Café de los ochenta de ‘Regreso al Futuro II’. Todo muy diferente, muy futurista (o contemporáneo, según se mire) y sobre todo, bien de vocoder. Como si a James Blake le hubiera dado por componer con guitarra y ponerse un gorrito de esos que parece una kipá que cubre toda la cabeza. Realmente “22, A Million” es algo diferente de lo esperado. Pero nadie podrá decir que Bon Iver siempre han intentado sorprender. Entonces cada uno ha de gestionar como pueda su relación con los cambios y decidir si le gusta o no.» – Oscar Villalibre. Crítica del disco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.