2018DestacadosPromesas

Las 20 mejores bandas y artistas emergentes del 2018

Repasamos los 20 "promesas" más potentes del año

mejores artistas emergentes 2018

5 – POST ANIMAL

El grupo de Chicago ha estado dando vueltas durante años, pero no fue hasta el 2016 cuando se establecieron como banda y comenzaron a girar, ayudados por la presencia del actor de Stranger Things Joe Keery entre sus filas. Su disco debut «When I Think Of You In A Castle» es un buen trozo de funky y seductor LP que toma a Tame Impala como su principal referencia pero también nos recuerdan en sus formas a King Gizzard & The Lizard Wizard. El disco es bastante redondo y demuestra que, aunque recién comienzan su camino, el grupo apunta muchas maneras. Se presentan como un grupo que amenizará varios festivales de verano, con un estilo psicotrópico que fluye bastante bien. Cada canción en el disco es maravillosa a su manera y hay una falta de repetición que hace que sea fácil de escuchar una y otra vez, entra como la seda y te incita a sumergirte en su nube musical más que agradable. [Sebas Rosas]

Nuestro «promesas» sobre Post Animal.

4 – STELLA DONNELLY

Hola Stella. Eres una pedazo de jefa y nos encantaría ser tus amigos. Supongo que cuando consigues leer de forma simple y directa algunas de las cuestiones más candentes de nuestra actualidad a partir de experiencias personales afiladas narrativamente hasta la perfección, y las transmites con naturalidad y deliciosa ironía, te conviertes en candidata ideal a persona a la que tener cerca en este presente nuestro, que es más bien tirando a regulero. Australia queda lejos, pero por lo menos nos dejas «Thrush Metal» como EP para enmarcar, y la esperanza de que no pares de componer y llegues muy, muy lejos. Porque coges el sobado perfil de guitarrita y voz y lo sublimas, convirtiendo cada canción en un arma arrojadiza mediante una sonrisa cargada de mala hostia, una entonación profundamente emotiva y arpegios certeros y bien medidos. Y nos hacen mucha falta cosas así de sencillas que funcionen tan rematadamente bien. [Pau Ortiz]

Nuestro «promesas» sobre Stella Donnelly.

3 – BODEGA

Cuando escuchas a Bodega es innata la asociación con Parquet Courts, y cómo no hacerlo si Austin Brown, copiloto de Andrew Savage en este proyecto, se mete de lleno en la producción de su disco debut “Endless Scroll”. Con una alta dosis de Nueva York en sus venas, el grupo toca referencias tan dispares como Talking Heads, Sonic Youth y los mencionados Parquet Courts. Una banda que parece hacer las cosas con tal apatía que los vuelve interesantísimos, pero a su vez combinan vanguardia post-hipster con ritmos divertidos a base de compases pegadizos en la América de Trump. «Endless Scroll» es un cargamento de ironía y buena música. Sacude al oyente de su complacencia y le da un buen knockout porque en esta era de la generación Z no hay tiempo para la ambivalencia. [Sebas Rosas]

Nuestro «promesas» sobre Bodega.

2 – CUCO

A principios de año descubríamos el pop psicodélico y edulcorado de Omar Banos, el músico de tan solo 20 años de Los Ángeles y de ascendencia mexicana detrás de Cuco. Su acaramelado bedroom pop mezclado con un flow más propio de la calle nos enganchó nada más escucharlo por primera vez como buen producto azucarado que crea adicción desde el primer momento. Baladas cantadas en spanglish llenas de mojo que te transportan a atardeceres californianos con sabor mexicano, recorriendo las carreteras o con los pies mojados por el Pacífico. Dos discos autoeditados y autoproducidos preceden a su viralización con ‘Lo Que Siento’, el single que a mediados del año pasado lo catapultó a nivel mediático. Y no ha dejado de enamorarnos con su último EP o su colaboración con Clairo. [Sergi Cuxart]

Nuestro «promesas» sobre Cuco.

1 – SHAME

Post punk D.O. británico. ¿Qué puede salir mal? Como tantos otros, la historia se repite en los últimos años. Porque parecen recoger el testigo de IDLES o Sleaford Mods y esa tendencia de los grupos de las islas de verborragia urgente y música más cañera. El debate no debería haber sido si preferías Oasis o Blur, si no si eres de britpop o de post punk. «Songs of Praise» es un halo de esperanza para la sección sulfúrica de esta casa, hilando fino con esa fórmula de sedimentar una gruesa base rítmica y un frontman que respira calle, como lo es Charlie Steen. Y cómo no, letras que tocan puntos candentes y no piensan callarse sobre su actual presidenta ni la situación en su país. Los pudimos ver en directo en Sidecar y su tanque sonoro venía bien cargado de municiones, nos dimos de bruces con un pogo y mucho sudor avanzando en la oscuridad a una velocidad vertiginosa de la que no queremos bajar nunca. Un grupo que apunta maneras, un proyectil inteligente, rabioso y, lo más importante, divertido. [Sebas Rosas]

Nuestro «promesas» sobre Shame.
Crítica de «Songs Of Praise» de Shame.

Fotografía: Andy Sawyer

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.