Curiosidades

¿Por qué cantamos mejor en la ducha?

por que cantamos mejor en ducha

Que todos somos Pavarotti en la ducha no es nada nuevo. Pero que hay razones físicas por las que afirmarlo, no tanto. La clave está en la resonancia del cuarto de baño: las paredes lisas y gruesas aportan una acústica propia de una caja de resonancia de un instrumento musical. Cuando cantamos en la ducha, las ondas sonoras impactan en las paredes, con lo que se aumenta la intensidad del sonido.

Otra de las claves de que seamos unos profesionales mientras sacamos nuestro músico interior en el baño es la reverberación, que mantiene y refuerza la intensidad del sonido y modifica su timbre. Los azulejos y el mármol tienen también su papel: absorben poco la energía que las ondas transportan y hacen que resuene más el sonido en el lugar. Además, los tonos más agudos son más fácil de absorber que aquellos más graves, razón por la que en la ducha no notamos tanto si desafinamos.

La hidratación de las cuerdas vocales al cantar es otro factor importante, ya que cuanto más bien lubricadas y protegidas estén, menos esfuerzo nos cuesta producir sonidos. El vapor de agua que se genera al ducharnos es óptimo para ello. A partir de ahora, si necesitas subirte la moral y no sabes cómo, es fácil: date un respiro, tómate una ducha y óyete cantar, que seguro que lo haces fenomenal.

Fuentes | Muy Interesante, Omicrono

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.