Curiosidades

El revelador detalle de Final Fantasy VII con el que se homenajea a My Bloody Valentine

final fantasy vii my bloody valentine

Como en el mundo de las películas de animación tradicional o 3D, en el entorno «gamer» los pequeños detalles pueden llegar a resultar incluso más reveladores de la identidad de sus creadores que cualquier tipo de llamativo pilar argumental. Diseñadores, programadores o animadores consiguen encontrar 1001 maneras de reflejar su ideario, y a su vez realizar un guiño al jugador, en plena acción del juego. Es algo constatado: como si de desatados Tyler Durdens se tratasen, estos inquietos artistas consiguen rendir cuentas a sus gustos, y también a su legado creativo, con sustanciosos huevos de pascua dignos de ser deshojados.

Como supondrán, «Final Fantasy VII» (1999), y por defecto «Final Fantasy VII Remake» (2020), no han sido precisamente una excepción en materia de «easter eggs». Al contrario: tan colosal es la galaxia del juego de Square Enix, que decenas, por no decir centenares, son los crípticos detallitos que sus talentosos creadores han compartido allí, en campiña 3D . Uno de ellos, quizás el más atractivo para un medio como el nuestro, es el que une el mítico juego de rol con uno de los grupos más queridos del olimpo «shoegazer»: My Bloody Valentine.

Ante tamaña relación alguno se quedará perplejo. No es para menos: relacionar dos mundos tan diametralmente opuestos parece algo digno de chiste. Pero créanselo: es real. La historia de este unidireccional homenaje surge a partir de la brevísima aparición en escena de un extraño poster en la introducción animada de la clásica obra de Yoshinori Kitase. Pese a que jamás se pudo ver al completo en la citada secuencia, dicho mural ubicado en el sector 8 desvelaba tres detalles de lo más misteriosos: una fecha (25 de junio), la ilustración de una mujer y una palabra en mayúsculas («LOVELESS«). Pero existía un cuarto: si pausabas la intro, los términos «My Bloody Valentine» parecían acompañar al llamativo entramado gráfico.

Ahí es cuando se levantaba toda suspicacia. Si echamos la vista atrás recordaremos que «Loveless» es el título del aclamado segundo disco de estudio de My Bloody Valentine. Grabado entre 1989 y 1991, el citado compacto llevaba a un nuevo estadio la leyenda de Kevin Shields y cía gracias a un experimental cúmulo sonoro representado por centelleantes vibratos, huesudos samplers y meticulosos métodos de producción. Fastuosas piezas como ‘Only Shallow’, ‘When You Sleep’ o ‘Sometimes’ llegaban a pintar noches estrelladas incluso en las mañanas de firmamento más despejado.

Dos décadas después de su salida al mercado, hace casi nada, un medio consiguió contactar con Anna Meldal, representante de la banda irlandesa, para esclarecer la realidad relativa a ese insólito punto de encuentro virtual. Anna dijo lo esperado: «los diseñadores de Final Fantasy VII eran fans de la banda. Por ello decidieron incluir en él conceptos como «Loveless», o el nombre de la banda, mediante varias referencias. Jamás se pusieron en contacto». No se vayan, que hay más: hasta el momento pensábamos que el poster de Midgar era el único guiño al cuarteto, pero según Meldal hay «4, 5 o aún más referencias» a los dublineses pululando por los vastos parajes gobernados por Cloud, Shinra y Sefirot. De un misterio pasamos a cinco. Que siga el juego.

Nota del autor: curiosamente en «Final Fantasy VII Remake» se ha hecho un lifting al poster de «Endless» original. Se mantiene el título, pero el nombre del grupo ya no aparece secundando la movida. Vean:

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.