Noticias

Radiohead, mejor banda de la década según The Guardian

El periódico británico hermano de The Guardian, The Observer, ha publicado hoy una serie de artículos en los que vienen a elegir a ‘los mejores de la década‘. En esta extensa selección, en la que figuran nombres como Jack White, como mejor estrella del rock, o Beyoncé como mejor artista de los últimos diez años, Radiohead se postula como mejor grupo de la década.

Las razones para otorgarle éste mérido al quinteto de Oxford es que, entre otras cosas, tras publica en 1997 ‘Ok Computer, el por muchos considerado mejor álbum de los noventa, Radiohead rechazó evolucionar a lo que parecía obvio, una banda convencional que llenara un estadio tras otro, para renovarse y volver a empezar de nuevo. Así, a principios del 2000 volvieron a la carga con un trabajo sumamente influenciado por la electrónica, Kid A, demostrando que la creatividad de Thom Yorke y los suyos no tenía fin.

Con ‘Amnesiac‘ (2001) y ‘Hail to the Thief (2003) dejaron el escalafón muy alto, hasta el punto de ser considerados como una de las poquísimas grandes bandas (por no decir la única) capaz de innovar y sorprender sin perder ni la calidad ni ese particular estilo que los define.

Por último, señala el artículo, hay que destacar que el grupo fue capaz de llevar esta inovación también al negocio discográfíco, publicando gratuitamente ‘In Rainbows‘ (2007) en su página web, dejándo que cada cual pagara por la descarga lo que considerase conveniente (incluso nada). Éste último trabajo, más experimental si cabe, pero plagado de buen gusto compositivo, sumado con los centenares de conciertos dados alrededor del globo y la legión de fans obtenidos con el paso los años, han hecho que Radiohead termine la década como la empezó: retándose a si mismos y, de paso, a todos los demás.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿a quién le daríais el título de ‘mejor grupo de la década’?

Fuente: The Guardian (En el artículo completo podéis encontrar una entrevista a Colin Greenwood, bajista de Radiohead)

Radiohead: band of the decade

They went into the Noughties prepared to jettison much of what had made them huge in the 90s. They leave the decade as an entirely singular and innovative band

Radiohead at the V festival

Radiohead at the V festival, Chelmsford, 2006. Photograph: Debbie Smyth/WireImage

It’s easy to forget, but Radiohead almost never made it into this decade. After OK Computer the Oxford quintet refused to do the obvious and become a conventional stadium rock act: instead they started again, binning most of the guitars along the way. Initial sessions for 2000’s electronica-influenced Kid A were characterised by creative deadlock and rows that led to rumours they might split. What emerged positioned them as perhaps the era’s only big band capable of genuine surprises. This even applied to the business of music with 2007’s In Rainbows: the pay-what-you-like digital honesty box. The album itself saw a softening of approach, with the guitars plugged back in, but it was no less impressive than Kid A. Nor was the marvellous track they released this year – Harry Patch (In Memory Of), a tribute to the last surviving British soldier of the Great War – some kind of throwaway simply because it appeared online. So Radiohead ended the Noughties as they began, challenging themselves and, in the process, everyone else. When we speak at the end of November, bassist Colin Greenwood is in good spirits, fresh from tinkering with what may become a new album and relaxed about his band’s singular route through the past 10 years.

6 comentarios

  • No podría estar más deacuerdo con The Guardian.
    Desde la obra de arte de Ok Computer hasta el excelente In Rainbows la banda no ha hecho más que innovar sin perder un ápice de calidad, siendo fieles a su estilo inconfundible.
    Y lo mejor de todo es que esa innovación no ha sido superficial. El sonido clásico de Ok Computer permitía empatizar con los sentimientos que la banda transmitía.
    Una vez ya en Kid A y Amnesiac, la mejoría fue en aumento. Puede que Ok Computer sea una obra de arte en su conjunto, pero los discos del 2000 y 2001 tienen piezas de una calidad musical increible: la desesperante Pyramid Song, una cancion sin tempo; la onírica How to disappear completely, la desesperante entrada de Everything in it’s right place, o el final de jazz de Life in a glasshouse. Temas acompañados por un artwork firmado por Donwood y Tchock y nos curiosos videoclips llamados “blips”. No sólo hacen música, si no que crean su propia visión del mundo, no en vano Kid A reproduce en portada un mundo desolado, con el horizonte ardiendo y Amnesiac reproduce la desesperación del que está inmerso en ese horizonte en llamas.
    En Hail to the thief recuperaron la música menos experimental y, como lo dicho anteriormente, consiguieron aunar electrónica y instrumentos clásicos consiguiendo temazos como 2+2=5, Scatterbrain, There There, o Wolf at the door. Un disco cargado de conciencia política.
    Y ya por último, In Rainbows, un disco excelente que, además, fue pensado para coincidir exactamente con Ok Computer. Entrelazar las canciones poniendo primero Airbag del Ok y luego 15 Steps del In Ranibows; siguiendo así hasta el final de los discos, respetando el orden de las canciones. Son compatibles entre ellas: esa es otra de las genialidades del quinteto, traspasar el “cuarto velo” haciendo participar, como nadie, al oyente.
    Merecen dicha mención.

    Gracias por el artículo Dani! 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.