Arp: hurgando en las entrañas del pop psicodélico

En la búsqueda incansable por encontrar grupos que nos sacien las ganas de dar con la canción ideal hemos descubierto esta joya de EP. Publicado este mismo año como producto del ingenio y el inconformismo del escritor, músico y compositor neoyorquino, Alexis Georgopoulos; Arp es su nombre artístico y “Pulsars e Quasars” su nueva obra escapista.

El EP se presenta como un cuarto oscuro iluminado únicamente por siete luces de neón de distintas intensidades y tonalidades cromáticas. El fulgor de algunas llega a ser penetrante e hipnótico, pero la ligereza de otras nos libran de cualquier posible angustia. Es así como Alexis Georgopoulos, arquitecto de este espacio experimental de atractivo diseño, consigue que acabemos viviendo “Pulsars e Quasars” como una experiencia muy personal alejada de la electrónica. No deja de ser una muestra suculenta de que su mente se encuentra en constante evolución. Para esta vez ha dejado de lado los sintetizadores analógicos que tanto manejó en “The Soft Wave” (2010) y ha dado prioridad a las guitarras distorsionadas, dando paso a un sonido que halla el equilibrio perfecto entre el pop clásico y la psicodelia más retorcida y ambiental. Su propuesta es muy afín a la de grupos como Younghusband o TOY (estos últimos, bajados de revoluciones): no magnifican sus penas pero se recrean en ellas como nadie distorsionándolo todo.

La primera toma de contacto con el disco resulta apabullante. El intenso centelleo que desprende ‘Suns’ nos sitúa rápidamente en el espacio: son dos minutos densos y llenos de ruido que nos muestran un entorno a priori desconcertante y para nada familiar (las referencias anteriores no sirven de gran ayuda). Hasta que no arranca ‘Pulsars e Quasars’ -primer single del EP- no descubrimos la faceta pop de Arp. Representa la luz cálida y tenue, la que nos acomoda e invita a conocer este renovado aposento. El sonido, envolvente como un sueño placentero, podría ser marca Captured Tracks (The Soft Moon, Blouse) pero, como decíamos, hay momentos para el orden y otros más bien para el desorden.

Desorden no caótico, armónico como las infinitas formas y colores que resultan al sacudir y girar un caleidoscopio.Variopinto y puramente ambiental, así es ‘Chromatiques II’, el destello más prolongado e irreal del disco. Cuando despertamos de este estado onírico, lo hacemos de forma natural con la que posiblemente sea la canción más orgánica y acertada de Georgopoulos. ‘UHF1’ certifica la calidad de la propuesta con una melodía impecable. El tema se va engrandeciendo a medida que pasan los minutos, la pulcritud inicial de las guitarras se enturbia, pero la línea de bajo aguanta el pulso hasta el final. Es redonda. El espiral de guitarras que se desborda en ‘On Returning’ (acompañan Evan Doering y Erin Fein en las guitarras) deja entrever la necesidad que tiene Georgopoulos de evadirse en sus abstracciones, y es que los coros finales parecen absorberlo tan sutilmente como él hace con nosotros.

‘The Violet Hour’, la fiel continuación instrumental de ‘Pulsars e Quasars’, da los primeros síntomas de que la luz del habitáculo está perdiendo energía. Con ella pasamos al cierre final, ‘New Persuasion – La Révélateur, el tema que podría traer la serenidad y calma definitiva. Pero no, todo lo contrario, de nuevo el espíritu curioso e inconformista de Arp dispara flashes atrapándonos cual tela de araña. El EP no cambiará la vida de nadie, pero sin duda es un trabajo muy recomendado para los amantes del pop psicodélico.

Facebook | Web

Similar a: TOY, Younghusband

Escucha “Pulsars E Quasars” de Arp a través de Spotify:

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar