Promesas

Beabadoobee: bubblegum grunge, marca registrada

beabadoobee

Beabadoobee arranca este 2020 en la pole position. Tras un 2019 repleto de grandes méritos, lo tiene todo de cara para que este sea su año. Desde luego, parte desde una situación inmejorable pues, rematando la metáfora relacionada con el motor, Bea Kristi (de 19 años, nacida en Filipinas y criada en Londres) corre en la escudería británica más rápida del momento. Dirty Hit, además de ser la casa de Wolf Alice, Pale Waves y The Japanese House, lo es de unos The 1975 que resultaron decisivos en el momento de fichar por el sello. Quién sabe si, quizá, con teloneo de por medio a la banda de Matty Healy en el Reino Unido y Norte América, acaban siendo también determinantes a la hora de catapultar su carrera.

No hace mucho que estuvo por allí de gira con Clairo. Inicialmente, ambas propuestas entroncaban por sonido y vocación modesta. Lejos queda ya el EP de debut que entregó en 2018. «Lice» contenía 4 canciones que precipitaron su desembarco en Dirty Hit. A los pocos meses de su llegada al sello publicaba «Patched Up», un segundo trabajo que continuaba por la senda del bedroom pop y consolidaba su personalidad como compositora. Ambas entregas contaron con la producción de Pig, el alias tras el que en aquel momento se escondía Oscar Lang, el ahora también compañero de discográfica. ‘If You Want To’ destaca por su robustez entre las 7 canciones que contiene «Patched Up», un cancionero marcadamente deudor de Elliott Smith.

Esa querencia por el indie-rock que primero atisbamos en ‘If You Want To’ marca el sonido de «Loveworm», el primero de los dos EPs que firmó en 2019. De hecho, 3 si contamos «Loveworm (Bedroom Sessions)», una suerte de reverso en clave bedroom pop donde ataca con solo guitarra y voz los 7 cortes aparecidos 3 meses antes en «Loveworm». Dicho lanzamiento vino acompañado por un vídeo registrado en VHS en el que Beabadoobee interpreta en la soledad de su habitación repleta de posters el EP de principio a fin.

«Loveworm», además de ser un firme paso adelante, resultó ejercer de puente estilístico hacia «Space Cadet», cuyo sonido ella misma ha definido como “bubblegum grunge”. Se trata de un trabajo donde la instrumentación y melodías nos retraen a bandas noventeras como Sonic Youth y Pavement. Precisamente el cantante de estos últimos protagoniza uno de los cortes más destacados de la entrega, ‘I Wish I Was Stephen Malkmus’. En él se aprecia una madurez compositiva que caracteriza las canciones de este EP y las distingue ligeramente de las anteriores, donde el acercamiento a los temas tratados es de marcado carácter adolescente. Otro buen ejemplo del salto cualitativo consumado en «Space Cadet» es ‘She Plays Bass’, una canción dedicada a su mejor amiga e integrante de la banda que la acompaña, una formación estable desde 2019. Este hecho ha resultado determinante en la consolidación de un sonido que presumiblemente tendrá continuación en el álbum de debut que entregará a mitades de 2020.

Similar a: en la actualidad, más Pavement y Sonic Youth que Elliott Smith.

Beabadoobee estará actuando en el Mad Cool 2020.

Facebook | Twitter

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.