Promesas

Daniel Lumbreras: cuando la improvisación vocal se convierte en el idioma oficial de la música

La música no es buena o mala, la música te llega o no a la patata, no hay vuelta de hoja. Es así, desde la semana pasada que no dejo de pensar en Daniel Lumbreras y en lo embobado que me dejó su directo en Sofar Sounds Barcelona. Este cantautor catalán es único en su especie y os explicaré por qué. Para empezar, sus temas no están escritos en ningún idioma, canta a partir de improvisación vocal, de fonemas, según siente. “La Vila“, ese disco al que le llovieron tantísimas críticas buenas (un puesto número uno en la Mondosonoro), es la máxima expresión de lo que es este artista: sentimiento puro, sin codificar.

De vocación nostálgica, cuesta encontrar referencias que se asemejen a esta rara avis de la música. Aunque yo, que soy tan de Jeff Buckley, reconozco que ‘Sam‘, la canción que abre su álbum, tiene un parecido al genio. Sí, Buckley creo que sería el mejor ejemplo, porque cada verso parece nacer de lo más profundo de su alma. Y qué mejor que ‘La Vila‘, su tema homónimo, para demostrarlo. Melódicamente es una genialidad. El tema va creciendo y creciendo hasta el final, donde los coros le ponen la base para que despliegue todo su potencial vocal, que es tremendo. En falsete o no, llega allá donde no esperas.

En su día oímos a un Albert Pla cantar “No Solo de Rumba Vive el Hombre”, años después a un Pau Vallvé tocar “De Bosc”, recientemente a una Rosalía desvivir con “Los Ángeles” y ahora, aunque sea tarde, a un Daniel Lumbreras expresando “La Vila”. El arte nunca muere.

Facebook | Soundcloud

Similar a: Pau Vallvé

 

Màrius Riba
el autorMàrius Riba
Comunicación y marketing digital. Sin música no seguiría aquí. Así pues, sobreviviendo| Twitter: @MariusRiba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.