Promesas

Diamante Negro: pedrusco pop en toda la pantorrilla

diamante negro

La fotografía como medio de comunicación ha muerto. Me lo decía hace nada un reputado fotógrafo español, Álvaro Sánchez-Montañés, quien se cagó varias veces en Instagram. «La ha prostituido, yo ya simplemente me centro en la belleza«. La suya es una honesta vía de escape, por qué no decirlo, como las canciones de Diamante Negro en el arte de la música. Porque ‘Vista desde la ventana en Le Gras’ ya no cotiza, ahora se lleva Instagram, y a nadie le importa la primera fotografía fija que se conserva teniendo fotos tuneadas a dolor. Yo voto por el scroll enfermizo.

Diamante Negro es un pedrusco aún por descubrir. Me refiero a que sus letras son potencialmente infecciosas, irán llegando al pueblo a modo de medicina. Porque son el discurso irreverente, la voz en off que no sueles dejar hablar, el hastío que acaba petando sin perder las formas. Los cuatro temas con los que Pol, Benôit y Lucas predican su pop guarro son lo que decía: cuatro perfectas vías de escape que repites por necesidad y por matching.

Referencias hay algunas de muy precisas. Medalla (no olvidemos que uno de los miembros también es integrante), Alavedra (en letras y espíritu), hasta os diría Mujeres en la que es un proyecto de balada ‘Playa Desierta’; luego se acaba despeinando. Por ahora, las cuatro pistas están colgadas solo en Bandcamp, pero por poco tiempo. Hoy el trío estrena EP «Mercurio Retrógrado» que saldrá a través de The Yellow Gate Records. La mejor carta de presentación llegó anteayer con ‘KEXP’, presentada en Radio 3, dejando clara su condición de hit cachondo para el gallinero. Aquí abajo lo tenéis. Follow directo.

Facebook

Similares a: Alavedra, Medalla, Mujeres



Màrius Riba
el autorMàrius Riba
Comunicación y marketing digital. Sin música no seguiría aquí. Así pues, sobreviviendo| Twitter: @MariusRiba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.