Promesas

ELSAS: Experimentando con el lado sintético y deshumanizado de la gran ciudad

elsas

Romper las cadenas que los géneros musicales han impuesto desde que el mundo es mundo parece cada vez más una máxima instaurada entre los sutiles propósitos de una generación preparada para renovar la industria. Desde el corazón y dispuesta a que sean los demás quienes caigan en las convenciones de clasificar su sonido exploratorio, Elsa Hackett teje con su música una red que consigue aunar lo orgánico y acústico con lo artificial y electrónico. De este choque entre dos concepciones artísticas tan antagónicas nace su proyecto personal llamado ELSAS. Un cajón desastre en el que caben absolutamente todo tipo de referencias, espaciadas en el tiempo y en la memoria.

La vida de esta cantante catalano-británica ha estado siempre ligada a la música, pues nos cuenta que desde muy pequeña estableció un vínculo de lo más significativo con el piano, otorgándole una base harmónica esencial para su desarrollo musical y profesional futuro. Crecer en un ambiente melómano por definición provocó que sus anhelos por ser artista se manifestasen con envidiable precocidad. Desde su Cardedeu natal y bajo la influencia de “Los Chicos del Coro” como detonante inspirador de una pasión oculta, su desarrollo vocal derivó en que a sus catorce años Elsa ya fuese capaz de generar una poderosa unión entre sus dos compañeras de viaje: la poesía y la música.

Años más tarde, encontró en Londres la plataforma idónea para extender y madurar todo su imaginario personal. Ingresar en la Guildhall School of Music and Drama le otorgó las alas necesarias para comenzar a crear música bajo el sobrenombre de ELSAS y expresar así todo lo que la ciudad le ofrecía. Hackett alude a que la big smoke ha generado en ella una autonomía emocional sobre la que enraizarse. Le inspiran las personas que ha conocido, los contrastes entre paisajes, los rincones feos, el anonimato deshumanizado, o el humor incómodo y raro. Es tal la presencia que tiene la ciudad en su trabajo, que confiesa abiertamente que su EP, “The Art of the Concrete” (Untitled Recs, 2021), es una ventana a la que asomarse para comprobar lo qué han supuesto sus últimos cinco años residiendo allí.

Moviéndose con sagacidad entre un jazz folklorista y un R&B experimental, hemos podido comprobar cómo la cantante de 24 años es ducha en el arte de fundir sus referentes y dotarlos de una voz etérea y autónoma, que entre melodías crudas e introspectivas, llama a la auto-convicción y a la liberación. ELSAS, quién ha visto en el sello londinense Untitled Recs un lugar libre de convencionalismos estilísticos, es capaz de expresar sus imágenes creativas en dos idiomas, español e inglés, ya que ambos forman parte de su psique e identidad artística. Ha manifestado que su máxima para futuros trabajos es la de ahondar más en su faceta melódica en castellano, y que le encantaría que su obra sirviera para tender puentes entre la escena alternativa de habla inglesa e hispana.

Será la propia capital británica que tanta relevancia ha tenido en su proyecto debut la que atestiguará la puesta de largo de “The Art of Concrete” en directo, con algunas fechas durante el verano y que auguran ser otro gran punto de inflexión en la alentadora carrera de esta joven artista.  

Instagram | Bandcamp

Similar a: Laurel Halo, María Arnal, Juana Molina.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.