Promesas

Frente Luminoso: persiguiendo la luz al final del túnel

frente luminoso

La luz al final del túnel. Se ve minúscula, pero la tenemos en frente y, a decir verdad, ya hace unos días que la perseguimos a todo trapo montados sobre el artefacto electrónico de Frente Luminoso, al que no podemos poner cara. Por falta de referencias, por falta de información, por falta de casi todo (solo se ha confirmado que es de Barcelona). Aunque a estas alturas, en las que su primer single – ‘Orphea‘ – ya ha visto la luz, esa aparente carencia identitaria empieza a cobrar su sentido. Porque el artista que está detrás de este proyecto (algún día se delatará) propone la huida, o quizá la búsqueda, de una identidad que en muchos casos nos viene impostada y, al mismo tiempo, se despega de nuestra esencia real.

Así, ‘Orphea’, que llega de la mano de un videoclip con imágenes que respiran libertad por los cuatro costados (más de uno pagaría ahora por pegarse una maratón porel Coll de Pal), es pura evasión. Es, también, desaceleración en el tramo. Reducción orgánica de marchas, como marcarían los beats aletargados de James Blake (el de «Overgrown»), poniendo el tope. De envoltura kilométrica y efectista, la voz de él (ahí sí que no hay margen para el error) rezuma una melancolía adictiva y tan profunda que ni llegando al final del Cadí parece que se daría por consolado. Es todo un enigma definirlo. Aunque quedándonos en lo primario, en lo esencial, el Frente Luminoso se amplia por momentos. Dejaos de caras.

Facebook | Instagram

Màrius Riba
el autorMàrius Riba
No necesito que me busques trabajo. Estoy bien así. Soy poeta | Twitter: @MariusRiba

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.