DestacadosPromesas

Gracie Abrams: también hay luz a la sombra de Lorde

La historia de Gracie Abrams parece tomar como especial punto de partida aquel glorioso día en el que una simple interacción en redes, gestada vía Instagram, generó un memorable estallido emocional. «Lo recuerdo demasiado bien» – comenta esta prometedora artista al hablar sobre aquella jornada en la que Lorde instó a Abrams a que le enviase un mp3 con uno de sus temas. «Ella es obviamente una figura a la que idolatro. Cuando acababa de sacar «Pure Heroine», yo sólo contaba con 14 años de edad. Tenía todo lo que entonces necesitaba en una sola producción» – expresaba la estadounidense en una entrevista concedida recientemente a Triple J.

Hay que entenderlo: creces mirando a alguien con admiración y de repente, sin apenas verlo venir, la vida, y quizás el destino, te hace coincidir en una intersección virtual con uno de tus dioses musicales. «Curioso«, diría más de uno. Ella, pese a ser hija de Katie McGrath y JJ Abrams (sí, el padre de «Lost» y «Alias»), a buen seguro que definiría eso más como «milagro» que como otra cosa.

A partir de entonces empezó el ascenso mediático de esta joven «promesa» del sedoso pop de nueva era. Como si el asunto viniese ya marcado a fuego en la calzada de un potencial rumbo vital, Abrams se alió tras publicar la infecciosa ‘Stay‘ con el productor de «Pure Heroine» (Joel Little) para concebir el tercer single de su aún cortísima carrera en el sector. Ese era ‘21‘, un delicado corte de cadencia guitarrera a lo Clairo, con rasgueos muteados liderando la movida, que parecía acercar el foco de su pop bailable hacia el descrito en los pasajes más rebajados de Maggie Rogers.

Lejos de estar construido a cuatro manos, el sencillo fue cimentado a partir de seis. Sarah Aarons, responsable de algunos éxitos de Ruel, Khalid y Childish Gambino, también había metido cucharada en el asunto. Ese tándem, el forjado entre Aarons y Abrams, trabajó de forma tan orgánica y natural en ’21’ que la joven compositora optó por volver a trabajar con su compañera en la creación de otro corte. No uno cualquiera, no. Con ‘I miss you, I’m sorry‘, Gracie Abrams ha dado respuesta real a aquellos que podían verla como flor de un día. Superando en progresión de escuchas a sus anteriores canciones, esta pieza de melancólica esencia tan dada a sonar en la temporada cuatro de «13 Reasons Why» está llamada a ser uno de los mayores triunfos edificados por una «rookie» en tiempos de COVID-19. Su casero videoclip, «cuarentrash» a más no poder, es un fiel reflejo del funesto canto al desengaño que la artista exhibe en los versos de la obra. «You said «forever» and I almost bought it / I miss fighting in your old apartment / Breaking dishes when you’re disappointed / I still love you, I promise» – exclama una confundida Gracie en una ‘I miss you, I’m sorry’ de apenadas entrañas.

Su hito pasa ahora por haber conseguido que su cuarto single oficial (recuerden: sólo es su cuarto tema) ya haya conseguido generar casi 1 millón de escuchas en cuestión de dos meras semanas. Récord en su haber, y eso que ‘Stay’ está rozando los 10 millones con la yema de sus dedos. Muchos dirán que es el efecto «Abrams». Otros, que es el magnetismo de la marca»Lorde». ¿La realidad? Quién sabe. Lo único que tenemos claro es que el navío de Gracie Abrams va viento en popa, a velocidad crucero y con una vela izada en la que se puede leer bien grande aquella fabulosa cita («Nothing Gold Can Stay«) que tanto se encargó Robert Frost (y también Ponyboy) de meternos un buen día en la sesera. Joya de puro siglo XXI. Queremos más, y lo queremos ahora.

Facebook

Similar a: Lorde, Maggie Rogers, Clairo, Madi Diaz

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.