Promesas

Kermit: post rock con prisma intelectual

Desde Málaga nos llega una banda que mira el rock instrumental con un prisma algo diferente al convencional. Algo que siempre es de agradecer en este panorama actual de múltiples referencias, y de esto-me-suena-a-algo-que-ya-he-escuchado. Así, Kermit consiguen dar un enfoque propio con su música sin letras, pero sí con mensaje. Rock de tintes post, que bebe de otros registros como el jazz, para crear una amalgama sonora muy curiosa y rica en matices. Un sonido con poso y carácter que gustará a todos los amantes del rock alternativo y del post-rock.

Kermit ya tienen en su haber un par de discos. Después de su primera referencia, ‘Autoficción’, en 2012, este mismo año ha visto la luz su segundo trabajo. Bautizado como ‘Litoral’, en honor y pleitesía a una icónica revista de poesía, arte y pensamiento, creada en 1926, y que llevaba dicho nombre. Una publicación arraigada a la izquierda intelectual y que, pese a las penurias y la batalla digital, sigue hoy en día publicándose con carácter bianual. Dicha publicación empezó su andadura publicando materiales de la afamada Generación del 27 (Dalí, García Lorca, Rafael Alberti, Manuel de Falla, etc) y siempre ha tenido una innegable pátina contracultural y militante. Toda esta ancha magnitud de referencias coge sustento en el susodicho disco. Cuarenta y tres minutos que transcurren sin cortes para explicar un paisaje marítimo, cercano a la costa, con el que paseamos entre bandazos de guitarras y ritmos recurrentes. Un viaje que se abre con el rock jazzístico de ‘1926’ acompañado de textos de Raúl Diaz Rosales. Y que continúa con paradas más sosegadas en algunos puntos, y otras más energéticas. Mención especial a ‘Ingeborg’, corte que inaugura la cara B y se convierte en uno de los más notables del disco, con guitarras punteadas y arreones instrumentales que vienen después de ratos de calma, como el bagaje de las olas al espetar en la orilla.

Éste puede ser el sino de este disco, donde la mezcla de referencias poéticas (las comentadas del poeta malagueño Rosales, a otras de cariz internacional como Allen Ginsberg o George Orwell) conjuga a la perfección con los cambios de ritmo. Spoken word y espaldarazos post-rock. Música de paisaje para pintar escenas. Una ecuación que nos recuerda a otras bandas locales como Eh! o Cuzo. Una fórmula que funciona y que esperemos que venga con réditos para Kermit. Su entusiasmo y mimo en su trabajo es algo patente. Su viaje llegando a la orilla esperemos que sea una etapa más de un largo recorrido.

Similares a: Eh!, Cuzo

Bandcamp | Kermit

Oscar Villalibre
Redactor en Binaural desde hace más de 3 años. El pop y el soul son el motor. Las guitarras afiladas, las trompetas y los violines el mejor impulso. Twitter: @oscarvillalibre

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.