Promesas

King Hannah: del quinto sueño al primero

king hannah

Si el dream pop pudiera medirse por capas atmosféricas, la troposfera (la más cercana a la superficie de la tierra) sería la de King Hannah. Valga para situar a este dueto de Liverpool, compuesto por Hannah Merrick y Craig Whittle, en un estadio que degrada hacia Mazzy Star o Galaxie 500 (acabo de caer que comparten condición sideral), y que flota en un plano aéreo contemplativo, como un paseo en globo aerostático. Las guitarras de ‘Crème Brûlée‘, el que se ha convertido en su primer single oficial, fluctúan en una órbita que se debate entre el cielo y la tierra: hay cierta alma progresiva-experimental (sobre todo en el clímax) bastante Pink Floyd, pero a la vez, cierto apego por el ruidismo, por los escenarios grandes, gigantes.

Que suenen oníricos no significa que no puedan salir del saco dreamy. Teniendo en cuenta que solo tienen un tema esto sería del todo injusto. Pero a juzgar por ello, y trasladando la analogía de antes a un pequeño globo de helio, es como si King Hannah lo hicieran volar alto, pero bajo el control de una cuerda de largo metraje. La voz de Hannah me lleva a esa idea: recuerda a una Sharon Van Etten, con mucho reverb, pero con unas raíces folk férreas que la anclan a la tierra. Recientemente ficharon por el sello independiente City Slang (casa de Caribou o Lambchop), así que la proyección es grande.

Facebook

Similares a: Sharon Van Etten, Hand Habits

Màrius Riba
el autorMàrius Riba
No necesito que me busques trabajo. Estoy bien así. Soy poeta | Twitter: @MariusRiba

1 comentario

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.