Promesas

Olden Yolk: el folk abstracto que nunca duerme

A veces basta con escuchar un solo tema. Llevas 10 segundos, 30, o un minuto, cuando se produce ese ‘clic’ premonitorio que te dice que algo se está saliendo de los cánones preestablecidos. Entonces te fijas y te das cuenta de que el nombre Olden Yolk no suena tan mal. Suele pasar con bandas originales, esas que no fusilan fórmulas y que te sorprenden con un nuevo punto de vista, como este cuarteto de Nueva York, que nace bajo las sombras de los rascacielos para enseñarnos que el folk puede mutar en tan solo 7 minutos.

Takes One To Know One‘ es la única referencia. Esperamos que sea la pieza clave de su álbum debut, esa que engrase bien toda la máquina, porque lo que destila este track es un estilo muy propio. La forma natural con la que el folk se enreda con la psicodelia lo convierte en un pasaje muy creativo. Su producción envolvente, los riffs subiendo como quieren, la guitarra marcando el compás como el paso de la muchedumbre en Manhattan… Sus creadores (Caity Shaffer y Shane Butler) dicen de él que «fue compuesto en Nueva York, un lugar icónico donde los edificios y monumentos se transforman y deconstruyen cambiando su significado continuamente». Pues esta canción es la estampa perfecta de su distopía. El 23 de febrero tendremos disco.

Facebook | Bandcamp

Similares a: Tame Impala, The War On Drugs, Mind The Journey

Màrius Riba
el autorMàrius Riba
Redactor | Twitter: @MariusRiba

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.