Promesas

Puma Blue: a la caza nocturna del soul, el jazz y el hip hop

Aún no lo hemos escuchado todo. Jacob Allen, de Londres, es el creador de un nuevo y atractivo universo sonoro.

puma blue

Marcan las 00:00, y digo yo que qué hora más perfecta para ponerse a hablar de Jacob Allen, ese artista que se hace llamar Puma Blue y que solo podrías imaginártelo tocando en la calle más solitaria de su Londres. Ya puestos, con un saxo, asomado en un puente en plan Encías Sangrantes. El rollo va por ahí. Allen tiene un estilo muy romántico, íntimo y nocturno, como el de un King Krule cantando bajo la luna. Se nota que ha bebido mucho jazz y que es un amante del soul, aunque todo eso quedaría en anecdótico si detrás no hubiera una buena base sólida, que en este caso parte del talento compositivo y una gran voz. Algunos hasta le han comparado con Jeff Buckley, algo que puedo llegar a entender.

Me da la sensación de que Puma Blue no es uno de esos artistas que se hace de la noche a la mañana. Por lo visto, a los 7 años le dio por la batería y no salió de ella hasta que llegó a la edad del pavo. Luego se dio cuenta de que necesitaba articular sus ideas y ahí es cuando se metió con la guitarra y empezó a formarse como músico, produciendo de paso sus maquetas homemade. El tiempo y la dedicación forjaron ese Puma Blue que llevaba dentro, que resultó ser una fiera mansa camuflada entre la oscuridad de los edificios más tirados de la capital inglesa. De su hábitat urbanita ya hemos hablado: se mueve por la calles menos transitadas del R&B, entre luces rojas tenues (‘Soft Porn’) y el vecindario de chandales y medallas (‘Lil Dude (Dark Embrace)‘).  Qué viva también el hip hop. Lo admirable de él es que partiendo de géneros tan diversos es capaz de construir un único universo. Incluso probando distintos registros, como en ‘Untitled 2‘, en la que su voz parece otra.  Todo encaja, sobre todo ‘Want Me‘, un baladón que va directo a la patata.

Con la tontería ya he desmenuzado casi entero “Swum Baby“, el EP que por ahora le vale como carta de presentación. Leía por ahí que el sonido de Puma Blue era “como el de una cinta dejada afuera en el sol“. Y nada lejos de la realidad, aunque también les ha faltado añadir la luna llena en medio del cielo azul, casi negro, como su pelaje. Si a media noche se vislumbran un par de colmillos afilados, que no cunda el pánico. Este no muerde.

Facebook | Soundcloud

Similar a: Cosmo Pyke, Yellow Days, Mac DeMarco

 

Màrius Riba
el autorMàrius Riba
Comunicación y marketing digital. Sin música no seguiría aquí. Así pues, sobreviviendo| Twitter: @MariusRiba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.