Promesas

Salad Boys: la fórmula del pop experimental

Hace unas semanas reseñé ‘Human Performance‘ de Parquet Courts y hoy no he podido evitar acordarme nuevamente de ellos. Aunque ‘Berlin Got Blurry’ sigue acaparando scrobblings a mansalva, hoy han sido Salad Boys de Nueva Zelanda quienes me han hecho pensar en la familia Savage y a la postre en Sebadoh y Guided by Voices. Quizá por los tímidos arrebatos punk que destilan algunas canciones contenidas en «Metalmania«, álbum austero (autoproducido) pero certero, donde predomina ante todo el espíritu pop.

Al contrario de lo que anuncia, Salad Boys no hacen metal pero sí le meten caña a la guitarras. Sin salirse de la tangente que marcó su mini álbum debut, «Scarce Tracks» (Melted Ice Cream, 2013), donde podíamos encontrar un poco de todo, desde el pop rock de los primeros Younghusband (con ese cariz DIY), dejes de americana hasta indie íntimo al estilo Bored Nothing. En su segundo álbum, Salad Boys articulan una propuesta colmada de guitarras eléctricas y jangle, y melodías que acampan en el subconsciente.

Buscando una definición idónea de lo que hacen, la portada del disco sería una buena representación: formas y tonalidades distintas que sobre el papel guardan una coherencia imperante. Lo dicho, este  trío neozelandés juega a experimentar y les sale sobradamente bien.

Similar a: Sebadoh, Parquet Courts, Ultimate Painting.


Màrius Riba
el autorMàrius Riba
No necesito que me busques trabajo. Estoy bien así. Soy poeta | Twitter: @MariusRiba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.