DestacadosPromesas

8 promesas del VIDA Festival 2018

promesas vida 2018

Ya olemos a campo. La próxima edición del VIDA Festival 2018 está a la vuelta de la esquina, para ser exactos, a una semana. Y visto que el cartel de este año presume de una gran apuesta por la cosecha nacional, hemos querido ponernos los guantes (porque nos mola mucho esto de descubrir bandas emergentes) y arar la tierra en busca de diamantes en bruto. Resultado: que nos llevamos un saco de ocho joyas a casa. Éstas son las ocho promesas que no debes perderte del VIDA:

Marem Ladson:
La casualidad empieza a convertirse en costumbre. Cada mes nos hartamos a descubrir artistas (ellas) con una insultante juventud y proyección musical. Hace unas semanas hablábamos de Snail Mail, hace unas cuantas más de Soccer Mommy, y esta tiene toda la pinta de que va a ser la de Marem Ladson, una joven de 19 años (generación del 99 si no cuento mal) de raíces americanas y gallegas. Casualmente, su estilo no dista tanto del de las otras dos. Al menos es lo que podemos decir después de gastar ‘Shades of Blue‘, un primer single de aterciopelado indie rock que suena muy serio para ser lo primero que hace. Sea como sea, las referencias hablan aún mejor de ella: es una enamorada de Bob Dylan y recientemente ganó el festival de bandas emergentes de Dcode. Pues lo dicho, aquí tenemos a una «nueva promesa».

Domingo 1 de julio, 18:00 – 18:45. Escenario Mediterràniament.


Rey Lobo
:
En el campo también se aúlla. De nostalgia y para marcar territorio, como Rey Lobo.  A primera escucha, este cuarteto barcelonés parece haber salido de la escuela boniveriana, de los bosques más angostos y solitarios. Pero a la que te adentras en esa joyita de EP titulado «Nonduermas», la cosa cambia. De entre las hojas también se filtran rayos de luz electrónica, sutiles pero épicos, además de coros que parecen venir de todos lados. Ni tan orquestales como los buenos de Olivemoon ni tan austeros como el folk de cantautor. Si se coronan como reyes del bosque es porque lo conocen como la palma de su mano. En la masia d’en Cabanyes no dudo que se moverán con más olfato que nunca.

Viernes 29 de junio, 20:05 – 20:45. Escenario El Vaixell

Mareta Bufona:
«Vine al camp«, que Mareta Bufona te espera con melodías luminosas y temas de sangre noventera. El juego de palabras me venía al pelo, pero ya que estoy aprovecho para comentar que el disco debut de este cuarteto catalán es uno de esos álbumes que consumirás como una cerilla. Por sus ritmos cañeros (‘Soc massa bona persona‘), sus guitarras con varios grados de distorsión, sus melodías tan Teenage Fan Club, a quien reconocen como influencia, y su actitud impenitente, siempre fiel a lo que quiere sonar. Dicen que el nombre del grupo lo sacaron de un tema de Pau Riba; siendo así, ya hay algo más que nos une. El próximo sábado juegan en casa.

Sábado 30 de junio 17:30 – 18:10. Escenario Jaggermusic

Oso Leone:
Desde la calma balear llega Oso Leone, quienes por cierto no se dejan ver muy a menudo. Ocasión de oro para verlos, encima en su «hábitat natural». Es un decir, pero imaginar su folk de los cielos escaparse por las copas de los árboles, puede ser tan auténtico como encontrarte a Bon Iver con su acústica practicando en un tocón. Esto no es Wisconsin, ni tampoco folk de hoguera y casita de piedra. Lo de Oso Leone trasciende cualquier pared de género y  «Mokragora» (2013) lo dejó más que claro. Cinco años después, siguen sin perder fuelle con temas tan pardos como ‘Virtual U‘, donde parece que apuestan por el r&b y las texturas sintéticas. Oso Leone acechan de nuevo, pero en silencio y con sigilo, como buenos depredadores.

Viernes 29 de junio, 19:05 – 20:00. La Masia X Levi’s

Dreyma:
Mel y Cris son Dreyma, un proyecto basado en la amistad por encima de todo. Eso dicen, y se nota ya desde el primer momento en que escuchas ‘Askja‘, donde la confluencia de energías es total, casi como un fenómeno natural. Su electrónica-ambient (me lo acabo de inventar) tiende a la épica dramática de unos Sigur Rós viendo el deshielo de su Islandia. Aunque ‘Myvanta‘ es otra joya que adopta estados y formas de manera natural, como el devenir de las olas del mar o una nube evaporándose. Me he puesto muy zén, pero es que la música de estas andaluzas invita a la plena evasión, siempre tan necesaria.

Sábado 30 de junio, 12:30 – 13:00. Escenario Aperol Spritz 

Apartamentos Acapulco:
Una cala mexicana de aguas diáfanas (sin turistas), ese rincón secreto del laberíntico Albaicín o quizá una playa mediterránea, con rollo, como esa donde The Pains of Beig pure At Heart se ponían nostálgicos hasta la muerte. El escenario es indistinto, porque sea donde sea, los granadinos Apartamentos Acapulco te tocarán la fibra con canciones melancólicas, de lagrimilla. Lo hacen (y lo harán) a base de shoegaze, con desarrollos largos, que se alojan en bloques de temas perfectamente armónicos y que conviven como buenos vecinos. De momento, muchos residen en su álbum debut, «Nuevos Testamentos», aunque este año han sacado un nuevo EP (Las Cuatro Esquinas) en el que no solo recuerdan a sus compatriotas planetarios. ‘28 días‘ tiene unos sintes muy Beach House, ‘Por Las Noches‘ da guerra con la batería cuando sale luna y ‘Hola y Adiós’ tiene ínfulas de himno.

Viernes 29 de junio. Escenario La Cova Movistar 22:50 – 23:30

Vetviolet:
El frescor del pop psicodélico sigue respirándonos en la nuca. Porque en realidad nunca se fue, y quien mejor que Vetviolet, trío barcelonés que quedó finalista en el Bala Perduda, para darnos el toque. Recuerdan a una versión más caleidoscópica de aquellos Opatov que en su día también conocimos en el Apolo. Aunque si empezamos a tirar del hilo, de sus guitarras cósmicas y de esa voz etérea, pasaremos por The Zephyr Bones y llegaremos hasta POND y Tame Impala. De su bandcamp ya podéis hincar el diente a ‘We Are Facing To Many Possibilities«, temita fulgurante y que ya imaginamos con birra y sol de tarde. La puesta será violeta, seguro.

Jueves 28 de junio, 18:30 – 19:10. Escenario La Cabana Jägermusic.

Vulk:
Pienso en Vulk y me imagino a la masa. A la verde, digo, a la indestructible, esa que no muere ni con helicópteros. Creo que me pasa por haberlos visto tocar en un concierto fetén; abrían para Cala Vento en Barcelona, igual ahora os cuadra todo un poco más. Pero no son invencibles por ese directo, lo son por la propuesta musical con la que arrollan y doblegan farolas. Estos bilbaínos hacen post punk, pero creo que también podríamos hablar de indie rock de baja fidelidad; amateur pero con destellos de calidad que apuntan a Fugazi. Ya os digo, los escupían desde la tarima y los escupirán desde la del VIDA.

Jueves 28 de junio, 23:10 – 00:00. Escenario Jägermusic

Màrius Riba
el autorMàrius Riba
No necesito que me busques trabajo. Estoy bien así. Soy poeta | Twitter: @MariusRiba

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.