Casi sin esperarles, Interpol han vuelto. Cuatro años después del tibio “El Pintor“, recuperan el pulso de sus inicios con “Marauder“. Charlamos con Sam Fogarino (batería) sobre aquella escena neoyorquina de inicios de los 2000 donde compartían el trono con The Strokes, de cómo rearmarse tras la controvertida marcha de Carlos D y de un futuro para el que se ven reforzados: “Somos un matrimonio de tres, pero sin sexo“.